¡Mamá, quiero ser rugbier!

quieroserrugbier“Que lo sepas, estás loco. ¿Pretendes jugar a un deporte en el que el objetivo es chocar y placar, empujar y percutir? ¿Te parece razonable? No tienes arreglo. Insensato. Y no, no es que no te anime, es que te preparo para lo que te dirá todo el mundo. Algún día llegarás a casa con algo serio.”

A menos que compartas tu ilusión por jugar al rugby con alguien de dentro del mundillo, raro será encontrarte con apoyo incondicional. Más bien lo contrario. Como todos sabéis el rugby siempre ha tenido una muy mala reputación y aún hoy en día la sigue teniendo. No hay más que ver las declaraciones de Cristiano Ronaldo de hace unas semanas haciendo referencia al rugby de forma poco halagüeña. Probablemente una de las mayores barreras para el rugby sea esa, la incomprensión. Y para ser justos, es difícil entender lo que se siente si nunca has entrenado o jugado un partido. Dale coño

Días duros y lo que el rugby te enseña

Obtenida de Mariozack5 de commons.wikimedia.orgHay días duros. No sólo en el campo. A veces hace un frío del demonio, a veces llueve, a veces no tenemos fuerzas. En ocasiones, no han pasado 10 minutos de partido y nos están reventando en las melés. Si eres pilier, sólo puedes pensar una cosa: no salgo de esta. Pero hay cierto orgullo que te han insuflado los veteranos cuando te han ido entrenando, cierto amor propio que hace que te enfrentes a la siguiente melé, placaje o ruck mirando a los ojos al tío que sabes que te va a conseguir una cita con el fisio la semana siguiente. No está permitido decir que te duele y marcharse a casa, tampoco vale con pensar que mejor evitas ir duro o correr mucho para que se te escapen, y así evitar problemas. Es lo que tiene el rugby, de repente, aunque hayas decidido dar el partido por perdido, llega una melé, o peor, un tío con el balón, o mucho peor, un pase “de amigo” que te pone el balón en las manos, y te la llevas. Dale coño

“Adios barba, adios” El Bigote Solidario II

barbaDamas y caballeros, lo prometido es deuda.

Después de una larga despedida y alguna que otra lagrimita, damos el pistoletazo de salida despidiéndonos de nuestras queridas barbas por una buena causa. Es posible que después del cambio no nos reconozcan nuestras madres. ¡Porque vaya cambio! Todavía estáis a tiempo de afeitaros y convertiros en Mo Bros. Las chicas que nos lean, ¡no os creáis que esto es sólo cosa de tios! Vosotras también sois muy importantes y podéis convertiros en Mo Sistas (un buen bigote postizo hace maravillas). Dale coño

Movember, el bigote solidario I

IMGPERFMo1¿Que es eso de Movember? ¿Bigotes solidarios? Pero a ver… ¿esto va de Rugby?

Pues si y no, sobretodo no, la verdad. Movember es una bonita campaña para concienciar sobre la salud masculina en la que aprovechamos para dejarnos crecer un hermosísimo bigote durante el mes de Noviembre. Y es que si normalmente no sueles vestir tu cara con uno, seguro que atraerá mucho la atención. Como reza la regla nº4 de la campaña: “usa el poder del bigote para crear conversación acerca de la salud masculina y recaudar fondos para el cáncer de próstata y de testículos”. Dale coño

El miedo se quita jugando

Delanteros de castaMuchos a los que se les plantea apuntarse a rugby comentan que no están seguros, que no quieren hacerse daño, que no están preparados físicamente… Pues resulta que el rugby es un deporte versátil que tiene hueco para todos: los gordos que serán una pieza clave del juego (no como en eso que llaman fútbol), los atléticos, que jugarán en la línea repartiendo y corriendo a partes iguales, y los enclenques, que serán alas y podrán desarrollar su instinto primario: huir.

Dale coño

No te vas a morir por probar (casi seguro)

DiapoPara la mayoría de españoles el rugby es uno de esos deportes que caerían en la categoría de exóticos. En cuanto a deportes de equipo se refiere, si nos salimos del fútbol, baloncesto y algún afortunado deporte más, el resto son vistos desde la lejanía con una mezcla de incredulidad y curiosidad morbosa . “Una verdadera extravagancia” de deportes de los cuales solo te quedas con las 4 anéctodas que has oído por ahí o visto en la tele. Y ya sabemos que todo se exagera y que en los medios solo sacan lo más impactante, habitualmente sacado de contexto. ¿En que lugar deja eso al rugby?

Dale coño

Las botas son tus amigas, novato

IMGP0117Este es un post sobre mi primer amor en el rugby. La primeras botas que usé y que nunca olvidaré. Si vas a empezar a jugar al rugby por primera vez, no necesitarás el último modelo que usan los All Blacks. Con que sean duras, resistentes y tengan tacos, basta. Te aseguro que si te conviertes finalmente a esta religión, recordarás con cariño esas primeras botas que te hacían heridas y con una estética propia de la Unión Soviética. Las recordarás porque serán tu puerta de entrada a este mundo y el primer año que juegas, nunca se olvida. La entrada la escribí cuando, tras tres años jugando con ellas, botas barateras del Decathlon, finalmente reventaron. No pienses que vas a encontrar una ganga como esta, ese tipo de botas te durarán una temporada con suerte. Que a mí me durasen un año, fue un milagro que aún se investiga, y por el cuál decidí escribir esto en homenaje a un hecho tan insólito. Pero te aseguro que sí, las recordarás aunque te duren sólo unos meses. Igual que tu primera bicicleta.

Dale coño