Fútbol Americano: el primo yankee

1932. 'Manny' Uruchurtu FA

Alguien se comió un placaje en 1932… Original aquí

Es un hecho. Cuando le cuentas a alguien que juegas al rugby, automáticamente te imagina con casco, armadura y gritando en inglés con acento sureño. Todos piensan que juegas al deporte americano ese en el que se dan tantos golpes… o algo así. El rugby y el fútbol americano son deportes que la gente mezcla sin siquiera tener claro si son distintos o no. Y razón no les falta, puesto que ambos están íntimamente relacionados. El fútbol americano deriva del rugby.

Cuenta la leyenda (o Wikipedia, lo que prefiráis) que surgió hace casi 150 años como una modificación de las reglas del rugby -casi recién salido del horno, unos 40 años antes- y del fútbol. Se dice que el primer partido conocido de fútbol americano se jugó en 1869 y era una modificación de las reglas del fútbol inglés de la época, donde sólo valía usar los pies y la cabeza. Ocurriendo algo parecido al rugby, se popularizó y comenzó a aparecer un caos de reglas, así que se formó una asociación para intentar darle sentido a este lío. Como todos estos deportes, la cosa no surgió un día y al siguiente ya estaba establecido como tal, sino que fueron la suma de varias modificaciones sucesivas (que como en el rugby siguen ocurriendo para mejorar la experiencia) que cambiaron para siempre el aspecto y la dinámica del mismo. Uno de los precursores de estos cambios fue un jugador llamado Walter Camp, que comenzó en algo parecido al rugby de entonces y consiguió transformarlo en el fútbol americano.

Una de las primeras modificaciones importantes fue la reducción del número de jugadores a 11 por equipo y la sustitución de las melés por el snap. Esto es el típico tío que se pone delante del contrario, a balón parado y pasa el balón hacia atrás entre sus piernas. No parece haber información de porqué se hizo este cambio, así que sólo podemos elucubrar. ¿Por qué pensáis que cambiaron una melé, con su mundo interior tan maravilloso, por algo así?

Otra regla que modificó el aspecto y dinámica del juego fue la de las 5 yardas, que tiempo después se aumentaría a 10. Cada equipo tenía varios intentos para avanzar con el balón esas yardas o perderían la posesión. Es una de las características clave del fútbol americano y que modifica su esencia respecto al rugby.

También cambiaron otras cosas que posteriormente debieron ser corregidas, como el hecho de que se permitió realizar placajes por encima de la cintura y por debajo de las rodillas. La brutalidad que se produjo entonces, con lesiones de gravedad e incluso muertes (menudas joyitas debían jugar a esto en la época…). Hablamos de entre 10 y 20 muertes anuales una vez se comenzaron a establecer ligas nacionales ya a principios del siglo XX -aunque como son yankees, a veces las llamaban series mundiales… humildes los muchachos- algo que hizo que incluso los políticos presionasen para que hiciesen el juego más seguro. Es ahí cuando se introdujo la obligación de colocar a 6 hombres en la llamada línea de scrimmage, en la jugada del snap que sustituiría a la melé. Básicamente evitaban así las cargas de grupo, que eran las peligrosas. Echad cuentas: varios tipos corriendo en formación con el portador del balón en medio y chocando contra otro grupo de animalicos. Ganaba el que sobrevivía, supongo.

"Se me ha ocurrido una idea... ya verás que risas" fueron sus últimas palabras. Original aquí

“Se me ha ocurrido una idea… ya verás que risas” fueron sus últimas palabras. Original aquí

Es por esa época que se introdujo el pase adelantado. Diferentes reglas se fueron introduciendo posteriormente, pero la esencia del primo más cercano del rugby, el Fútbol Americano, ya estaba establecida, así como una nueva dinámica que cambiaba de forma definitiva el concepto. Muchos dirán que lo más importante y que cambia más el juego, es que se puede pasar hacia adelante (los rugbiers tenemos un trauma con eso), pero no es así. Hoy en día, los partidos consisten en una sucesión de jugadas frenéticas por conseguir el avance, con mucha contundencia y dinamismo, compaginadas con recolocaciones y momentos de inacción, cuando se preparan para el siguiente intento. De tal manera, no existe continuidad entre jugadas, como en el rugby.

Esta diferencia hace que sea más complicado entender los entresijos del deporte. Sin embargo, aparecen nuevas facetas como el control del tiempo. El cronómetro se detiene sólo en ciertas ocasiones como cambios de posesión y tiempos muertos. En cada inicio de jugada, el equipo atacante tiene 40 segundos si no recuerdo mal, para recolocarse y prepararse para el siguiente ataque. El defensor está a la espectativa y tiene que estar listo incluso, para jugadas rápidas. Controlar cómo se gasta el tiempo, sobre todo cuando va a terminar alguno de los cuartos, saber cuándo patear a despejar el balón y cuando jugar rápido para descolocar la defensa… son aspectos que aparecen en este deporte que no existen en rugby y que le dotan de una personalidad propia.

Personalidad que puede ser difícil de captar al principio. Un partido se supone que consta de 4 cuartos de 15 minutos cada uno, con descansos entre cada uno. Esto se convierte, normalmente, en partidos de 2 o 3 horas. Reconozco que, al principio, era denso y se me hacía largo. Pero una vez entiendes como funciona todo, te das cuenta que hay mucha estrategia con jugar correctamente con el tiempo (gastando esos 40 segundos antes de cada saque y gastar el tiempo de juego, o no), eligiendo jugadas y viendo cual es mejor según la posición del equipo… Y los partidos se te pasan volando.

Enlaces interesantes:

Historia detallada del fútbol americano
NFL en estado puro

Añadir a favoritos el permalink.