Malditos polvorones…

polvoronDa igual que nos vayamos un puente largo de vacaciones, en Semana Santa o en Navidades, siempre pasa lo mismo a la vuelta: ¡a nuestro cuerpo parece que se le ha olvidado como hacer ejercicio! Y piensas, “joder, si no han sido más de cuatro días tocándome los huevos y ya noto que mis pulmones están llorando del esfuerzo…”. Y con lo que nos ha costado mejorar nuestro nivel físico durante estos primeros meses de temporada después de verano, ¿vamos a repetir lo mismo después de estas navidades? Puede que no sea tanto tiempo sin hacer nada, puede que no estemos tirados en la playa durante horas pero seamos sinceros, en escasos días comemos y bebemos como si el mundo se fuera a acabar con el fin de año. Y encima están las cestas de navidad…

Dale coño

Rugby de Mierda: el placaje de trapo

Rugby-tackle-800-600Seguimos con nuestra serie de Rugby de Mierda, esa sección dedicada a sacar a la luz la peor parte de nosotros, aquél rugby que practicamos cuando dejamos que el miedo, el egoísmo o la cobardía hagan mella en nuestra mente en medio de un partido. Iluminando ese rincón oscuro de nosotros, esas tácticas ruines que aplicamos en nuestras horas más bajas con tal de no sufrir un placaje o percusión, no correr lo suficiente o no caer al barro frío de los campos en invierno, permitirá -creemos- ser más conscientes de ello, de forma que seremos más capaces de evitar caer en la tentación y librarnos del mal -y ser mofa y burla de compañeros-, amén.

Dale coño

¡Heeeermanoos! ¿Unas birras o que?

tercer_tiempofutbolVoces1Para que un equipo de rugby pueda ganar partidos, debe ser un todo, un conjunto. Con 15 personas en el campo, para que no acabe pareciendo una banda corriendo como pollos sin cabeza tras un balón hace falta entrenar mucho. Pero conseguir que, además, funcione de forma óptima y precisa, como un motor bien engrasado, hace falta algo más que entrenar. Hace falta conocer a tus compañeros de equipo más allá de sus capacidades deportivas. Porque no es lo mismo jugar como un mercenario que jugar con gente que te importa, amigos que más que amigos son hermanos. Y es que todos estamos dispuestos a forzar por los nuestros más de lo que lo estamos por unos completos desconocidos. Dale coño

Estrategias para vencer al frío

Este partido lo ganamos por llevar más tiempo calentando que el contrario...¡ y porque les dimos duro!

Este partido lo ganamos por llevar más tiempo calentando que el contrario…¡ y porque les dimos duro!

Winter is coming. Ya lo notamos en cada entrenamiento. A veces luce el sol y amaga algo de calor, pero en cuanto corre algo de aire, se quitan las ganas de correr. Ni hablamos ya de practicar placajes. Es lo malo del invierno y el rugby, que con el frío todo resulta mucho más duro. Cada golpe duele tres veces más, cada raspón o caída es una putada. Así que hay que prepararse, porque salvo que esteis por Praga, la liga no para hasta Navidad.

Dale coño

Mujeres de Barro

mujeresBarroSiempre que hablamos de rugby nos enfrentamos a un desconocimiento enorme por parte de los demás. Apenas conocen nada del deporte, salvo ideas tergiversadas sobre su supuesta violencia. Nadie entiende el motivo por el que alguien decide meterse a un campo de rugby y pelearse, así lo ven desde fuera, por ganar un partido. Ya hemos hablado mucho de esto antes (y lo que te rondaré, morena) así que no nos vamos a repetir aquí. El caso es que cualquier proyecto o iniciativa que sirva para dar a conocer más y mejor nuestro deporte, para darle visibilidad y para conseguir que alguien se interese algo más por él, que ayude a eliminar ese desconocimiento general que existe en torno al rugby, tiene todo nuestro apoyo. Por ello, gracias a un mensaje de Belén en Facebook que nos avisó del proyecto, os presentamos Mujeres de Barro, de Silvia Navarro.

Dale coño

Grandes Jugadores (II)

placaje_timidito

!Joder con el timidito, cómo ha cambiado!

No sólo de gordos con resaca y cobardientes está formado un equipo de rugby. Lo cierto es que muchos son los llamados pero pocos los elegidos para formar parte de la galería de jugadores que, por sus especiales cualidades por poco comunes, podemos considerar grandes. Quizá no en el sentido de “grandes figuras” o de gran calidad, sino grandes en el sentido más mundano: todo el mundo los recuerda de forma especial, hacen pasar grandes momentos a jugadores y aficionados por las inverosímiles actitudes y las bromas a que dan lugar. Cerramos esta recopilación de los grandes en esta entrada, al menos de momento, con los timiditos descontrolados (a sugerencia de Carmen en los comentarios de la entrada anterior) y los meduelemucho. Seguro que os los habéis encontrado.

Dale coño