Movember llega a su fin

Como todo mes de 30 días, Movember llega a su fin. A pesar de nuestros infructuosos esfuerzos e ilusión, los bigotes han crecido lo que han crecido, sin dar mucho más de sí. Pero lo que cuenta es la intención. Otro año más hemos ayudado a visibilizar la importancia de la salud de los hombres. Ya sabemos que tenemos que ser muy machos y toda esa mierda, pero cuerpo sólo tenemos uno y no podemos tratarlo con desprecio por el qué dirán. Esperemos que se haya recaudado mucho dinero para los distintos proyectos de investigación de enfermedades masculinas y que hayáis colaborado en la medida de vuestras posibilidades. Nosotros lo hemos hecho y, para ser la primera vez que esta web participa, estamos contentos con nuestros resultados y con vuestro apoyo.

Dale coño

Rugby, ¡quiero más rugby!

RugbybeerNo son buenos tiempos para el rugby televisado. Por lo menos en España. Aún recuerdo tiempos mejores cuando echaban partidos de la Heineken Cup en TeleDeporte los sábados. Por ejemplo, con tanto deporte como se televisa, habría estado bien poder ver televisado este verano el mundial de rugby femenino en el que nuestras chicas, las Leonas, hicieron un gran trabajo.

Al final las únicas opciones que tenemos para ver rugby aparte de ir a los partidos de federado es comprar canales de pago o irse a alguno de esos escasos bares en los que los retransmiten. Y ambas no siempre son factibles. Es cierto que irse a ver partidos del 6 Naciones a algún Pub Irlandés con los colegas además de todo un clásico es un verdadero placer. Pero no todo el mundo se puede permitir hacer alguna o ambas, ya sea por tiempo o por dinero.

Dale coño

Los Grandes Jugadores

rugbyfreakNo son los profesionales, este blog no trata de ellos. Trata de los grandes de verdad. Aquellos que te encuentras en los campos universitarios, en federados y en torneos de verano. Grandes especímenes que nacieron para jugar al rugby de batalla, donde desarrollan esas cualidades que sólo nosotros somos capaces de apreciar en toda su grandeza.

Dale coño

Pulgada a pulgada

Bio. vs Medicina (8) [1600x1200]Una de las cosas que me apasiona del rugby es lo real que puede llegar a parecer. Lo poco restringido que me siento en un partido. Hay reglas y limitaciones, claro, pero me encanta poder luchar con todo mi cuerpo para conseguir ganar el partido. Juego a la mano, contrapiés, patadas al balón, placajes, percusiones… Pero hay mucha más realidad en el rugby. En un partido no estás peleando de forma abstracta por un balón que tienes que meter en una red del tipo que sea: lo que tienes detrás es tu terreno, delante está el equipo rival dispuesto a meterse hasta la cocina y tu estás en medio preparado para darlo todo con tal de evitar que se cuelen y profanen tu casa. Avanzas y ganas terreno, flaqueas y lo pierdes. Todos atacamos o todos defendemos. Dale coño

“Nuevos bigotes”, bigote solidario IV

Pues mientras nuestros humildes bigotes siguen creciendo cuál adolescente con granos, nos siguen llegando fotos de gente que se une a la causa. En algunos casos, no pueden lucir un generoso bigote por causas estrictamente genéticas (normalmente, las chicas no suelen tener bigote) pero aún así, y como bien proclama la campaña de Movember, un buen bigote falso hace el papel en esas situaciones.

En primer lugar, desde esferas ajenas al mundo del rugby, se nos unen un biólogo, una ambientóloga y una postdoc solidarios. Entre trashumancia, laboratorios y estudios de campo varios sacan tiempo para echarse unas fotos por la causa.

Dale coño

Rugby de Mierda: el pase de amigo

Así se vería tu “amigo” tras recibir tu pase. Cabrón.

Así se vería tu “amigo” tras recibir tu pase. Cabrón.

¿Para qué están los amigos si no es para ayudar? ¿Verdad? Pues inauguramos una posible serie de post llamada Rugby de Mierda con esta entrada donde desvelaremos un gran secreto: el que te hace un pase de amigo, no es tu amigo. Es un cabrón. A ese tipo que te hace un pase de estos habría que decirle: “No seas cabrón y cómetela tu. No pases a traición, a medio metro, sin avisar. Es cierto, a veces no es justo, estabas bien situado y el pase llegó tarde, o mal medido. Pero no jodas y le pases el marrón al tío que venía a apoyarte en el ruck que se asomaba en el futuro cercano.” Eso es un pase de amigo. Y esto es Rugby de Mierda. Bienvenidos al rincón más cobarde que todos los rugbiers llevamos dentro y que todos queremos esconder y extirpar.

Dale coño

Duelo de mentes

duelo“En cada lucha, aquél que va a muerte es el que gana ese terreno”.

De eso va el rugby. Hablamos muy a menudo de lo importante que es la labor de equipo, de la importancia de la hermandad dentro del campo. Pero no podemos olvidar que para que todo eso funcione cada uno tiene que luchar y ganar sus propias batallas.

El sentido táctico, la forma física y la técnica ayudan mucho a hacer de una persona un gran jugador pero más importante es que coño tengas en la cabeza. El rugby es un deporte duro, hay mucho contacto y aunque estés en forma los golpes poco a poco van haciendo mella. Aquí no hablamos de profesionales curtidos, hablamos de todos nosotros que hacemos esto en nuestro tiempo libre porque nos encanta. Así que por encima de todo hay que mantener la concentración, que el cansancio o los adversarios no te saquen del partido. Dale coño

“Primeros Brotes Peludos”, Bigote Solidario III

BigotesPues si… ya van casi dos semanas de Movember y sigo asustándome por las mañanas cuando me veo en el espejo. Pero bueno, al menos ya tenemos algunas sombras en la cara porque estos bigotes van creciendo poco a poco. Aún así todavía están en su adolescencia. Démosles tiempo ¡y crecerán sanos y fuertes! Dale coño

Entrenador ideal: Poli bueno, poli malo. La Simbiosis

Victor y Miki: ¿quién es el bueno, quién el malo?

Victor y Miki: ¿quién es el bueno, quién el malo?

Ser entrenador no es fácil. La gente hace cursos intensivos, estudia las reglas, aprenden preparación física y analizan partidos para entender qué hay que trabajar y cómo. Hay que dedicarle horas para diseñar un buen programa de entrenamiento adaptado al equipo que tienes y sus jugadores, descubrir las flaquezas para intentar atajarlas y ser consciente de las fortalezas para aprovecharlas al máximo diseñando la estrategia de juego óptima. Esta es la parte técnica que requerirá de experiencia en el juego y estudio, además de bastante trabajo para hacerlo de forma profesional. Pero hay otra parte que tampoco hay que descuidar y que no es más fácil, puesto que no se puede “estudiar” en un libro, sino que hay que practicar sin descanso. Es la parte que consiste es saber motivar y entender a tus jugadores, saber cuándo exigirles, cuándo echarles la bronca y cuándo aflojar para no hundirlos.

Dale coño

¡Mamá, quiero ser rugbier!

quieroserrugbier“Que lo sepas, estás loco. ¿Pretendes jugar a un deporte en el que el objetivo es chocar y placar, empujar y percutir? ¿Te parece razonable? No tienes arreglo. Insensato. Y no, no es que no te anime, es que te preparo para lo que te dirá todo el mundo. Algún día llegarás a casa con algo serio.”

A menos que compartas tu ilusión por jugar al rugby con alguien de dentro del mundillo, raro será encontrarte con apoyo incondicional. Más bien lo contrario. Como todos sabéis el rugby siempre ha tenido una muy mala reputación y aún hoy en día la sigue teniendo. No hay más que ver las declaraciones de Cristiano Ronaldo de hace unas semanas haciendo referencia al rugby de forma poco halagüeña. Probablemente una de las mayores barreras para el rugby sea esa, la incomprensión. Y para ser justos, es difícil entender lo que se siente si nunca has entrenado o jugado un partido. Dale coño